Páginas vistas en total

Translate

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Pilotos de la OTAN se entrenarán en técnicas de combate contra cazas rusos

17:36
31/ 08/ 2010

Moscú, 31 de agosto, RIA Novosti. Los pilotos de la OTAN podrán entrenarse en técnicas y tácticas de combate contra cazas rusos, para lo cual será aprovechada una antigua base aérea de la Alianza situada en Islandia, escribe el diario británico Financial Times.

La idea fue propuesta por la empresa privada ECA Program, que ha anunciado sus planes de utilizar la antigua base aérea de la OTAN en Keflavik, Islandia, para realizar ejercicios que permitirán a los pilotos de la OTAN entrenarse en técnicas y tácticas de combate contra cazas rusos.

"La base de Keflavik fue el baluarte de la seguridad de Occidente durante la 'guerra fría' y sería aprovechada ahora para recibir dos escuadrillas de cazas rusos. El Gobierno de Islandia está negociando con ECA Program el arriendo de esa base", comenta el rotativo.

ECA Program informó que comprará a Bielorrusia aviones de combate que representarán al enemigo eventual durante los ejercicios militares. "Hemos firmado acuerdos con la fuerza aérea de cinco países que desean comprobar a sus pilotos y aviones en 'combates' contra los aviones que suelen utilizar Rusia y China", declaró ECA Program.


Uno de los fundadores de esa empresa, el holandés Melville ten Cate, precisó que serán comprados 15 cazas Su-27 a la compañía bielorrusa Beltechexport. Sin embargo, ésta negó ayer su participación en la compraventa a pesar de haberlo confirmado anteriormente.

Los planes de ЕСА Program han desatado una aguda polémica en Islandia que no tiene fuerzas armadas propias. Muchos caracterizan a esa empresa como misterioso "ejército privado" que aspira a llenar el vacío producido tras la retirada de las tropas estadounidenses de Keflavik en 2006, escribe Financial Times.
Experto advierte que rumores sobre posible ataque de Israel y EEUU contra Irán pueden ser verdad

15:18
01/ 09/ 2010

Nueva York, 1 de septiembre, RIA Novosti. Una nueva ola de filtraciones sobre un ataque contra los objetivos nucleares de Irán que Israel prepara junto con Estados Unidos esta vez puede tener fundamento real, considera George Friedman, director ejecutivo del prestigioso centro Stratfor que cuenta con antiguos analistas de la CIA entre sus colaboradores.

Han sido numerosas las ocasiones en las que se han difundido diferentes versiones del posible ataque contra la República Islámica supuestamente filtradas desde los servicios secretos. Según expertos, se trataba de un intento de ejercer presión psicológica sobre Teherán para hacerlo buscar el consenso con Occidente.

Sin embargo, esta técnica no prosperó y es muy poco probable que se vuelva a emplear con el mismo objetivo, señala Friedman en un artículo publicado en la web del centro Stratfor.
"Es paradójico, pero la nueva tanda de rumores sobre la guerra esta vez puede ir dirigida a convencer a Irán precisamente de que no habrá guerra, mientras en realidad se está preparando ya", opina el experto.

El pasado mes de agosto el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, volvió a insistir en que su país no tiene miedo de un ataque por parte de Estados Unidos, porque las tropas estadounidenses ni siquiera pudieron derrotar al pequeño ejército iraquí.

El analista descarta por completo que Tel Aviv se atreva a emprender una operación militar sin contar con el apoyo del Pentágono. En cambio, EEUU dispone de bastante capacidad militar en el área del golfo Pérsico para lanzar un ataque aéreo contra los objetivos nucleares iraníes.

En su opinión, la retirada de las tropas estadounidenses de Iraq ha reajustado las fuerzas y los intereses y ha hecho que Washington revise su postura respecto del problema iraní.

"EEUU, el único actor importante, no atacará a Irán sólo por la cuestión nuclear, que no es el mayor problema para Washington. Pero, debido a la retirada de las tropas de Iraq, las fuerzas convencionales iraníes empiezan a ser un problema. Destruir sus objetivos nucleares sería simplemente reforzar la posición de EEUU", resume Friedman.

Al mismo tiempo, el experto advierte que la consecuencia más grave del posible ataque contra Irán sería que la República Islámica bloqueara el estrecho de Ormuz, entre los golfos de Omán y Pérsico, lo cual colapsaría el 45% de los suministros mundiales de petróleo haciendo que se disparase su precio y dificultando la recuperación de la economía mundial tras la recesión.
Loading...